¿Los falsos recuerdos tienen las mismas características que los verdaderos?

«Algunas distorsiones de la memoria permiten que las personas se sientan un poco mejor»

La psicóloga y matemática estadounidense, especialista en los procesos de reconstrucción de la memoria, explica cómo puede ser manipulada para modificarla y cómo ello influye en los relatos de testigos en el ámbito judicial. Algo similar sucede con los recuerdos generados a partir de noticias falsas que se reproducen a través de las redes sociales y de qué manera impactan en la sociedad y la política.

Jorge Fontevecchia. Entrevista a Elizabeth Loftus

—Elizabeth, ¿cómo surge su interés por el estudio de la memoria?

—Me interesé en estudiar la memoria cuando estaba en la escuela de posgrado. En realidad estaba estudiando otra cosa, estudiaba Psicología Matemática y estaba un poco aburrida con eso. Tomé una clase y un profesor en esa clase dijo que estaba haciendo algunos estudios de memoria y pensé que tal vez me gustaría trabajar con él en esos estudios. Y así fue como me interesé por primera vez en el tema de la memoria.

—Déjeme preguntarle: ¿todos somos vulnerables por igual a la distorsión de la memoria?

—Naturalmente se producen distorsiones de la memoria en todo tipo de personas. Sabemos que algunas personas son un poco más susceptibles que otras a que sus recuerdos sean manipulados. Pero también hemos descubierto que incluso las personas con memoria superior son vulnerables a la contaminación y la sugestión. Incluso las personas muy inteligentes son vulnerables a la contaminación, así que creo que esto es algo que forma parte de la manera en que funciona la memoria para prácticamente todos nosotros.

—¿Qué tan confiables pueden ser los recuerdos?

—Ciertamente nuestros recuerdos son reales hasta cierto punto. Sin duda son importantes para nosotros, y nos ayudan a maniobrar nuestro camino a través de la vida, incluso si pequeños errores se deslizan en la memoria, a menudo no importa mucho. Realmente no importa mucho si te digo que anoche cené una hamburguesa en vez de pollo, pero cuando se trata de casos criminales, cuando se trata de casos legales, cuando se trata de algunos asuntos muy importantes en la vida, de repente, incluso las distorsiones de memoria más pequeñas pueden marcar la diferencia y pueden arruinar la vida de alguien.

—¿Cuál es el rol de los recuerdos falsos? 

—Por lo general me hacen la pregunta un poco diferente, algo como: sea cual sea tu teoría, ¿por qué Dios o Darwin habrían creado a los seres humanos para que tuvieran recuerdos que son vulnerables a la contaminación? ¿Para qué propósito serviría? Los psicólogos han pensado en esa pregunta. Y hay pocas respuestas, básicamente especulaciones. Pero una respuesta es que a veces los errores espontáneos pueden colarse en nuestra memoria, y este sistema flexible significa que podemos actualizar esos recuerdos con información verdadera, podemos corregir los errores que serían útiles. Algunas personas han argumentado que algunas distorsiones de la memoria permiten que las personas se sientan un poco mejor consigo mismas. Entonces, por ejemplo, las personas recordarán espontáneamente que tenían mejores calificaciones de lo que realmente eran, o que dieron más a la caridad de lo que realmente hicieron, o que votaron en elecciones en las que en realidad no votaron. Estas distorsiones de la memoria tal vez permiten que las personas se sientan un poco mejor consigo mismas. Y, curiosamente, las personas deprimidas no hacen eso con tanta frecuencia. Luego hay una especulación más que creo que es un poco fascinante, que es que muchas de las mismas estructuras que están involucradas en recordar el pasado también están involucradas en anticipar futuros posibles, diferentes futuros posibles que podríamos encontrar. Y ser capaces de ser flexibles y anticipar diferentes futuros y planificarlos sin duda sería una habilidad útil, pero tal vez la flexibilidad de este sistema lo permita. De nuevo, estas son algunas especulaciones sobre por qué tenemos un sistema que hace que sea relativamente fácil distorsionar la memoria de alguien.

“El sistema legal, y estamos bastante orgullosos de eso, ha respondido al trabajo científico”

—¿Cómo podemos saber cuándo un recuerdo es falso o implantado y cuándo es real?

—Lamentablemente, es muy difícil hacer eso porque si tienes la sensación de que estás recordando algo, ya sea verdadero o falso, es una sensación genuina de que lo que estás experimentando puede ser muy detallado, puedes estar seguro de ello. Incluso puedes emocionarte al respecto. Pero esas mismas características que se aplican a los recuerdos verdaderos también se aplican a los recuerdos falsos. Y aunque puede ser tentador decir que esto debe ser real porque me emociono cuando pienso en ello, no es necesariamente así. Las personas pueden ser muy emocionales acerca de sus falsos recuerdos. Podría entrar en los diversos estudios que hemos realizado para preguntar si un escáner cerebral puede diferenciar entre un recuerdo verdadero y un recuerdo falso. La respuesta es, básicamente, no, para nada. Así que realmente si quieres una pieza confiable de información, tiene que ser una corroboración independiente que pueda decirte que el recuerdo es auténtico o decirte que es producto de algún otro proceso.

LA MALEABILIDAD DE LA MEMORIA. “El trabajo que otros y yo hacemos sobre la maleabilidad de la memoria dice: deténgase y espere un segundo, no acepte acríticamente cada historia solo porque es detallada y emotiva”. (FOTO PABLO CUARTEROLO)

—Elizabeth, ¿cómo la memoria o el cerebro completa los espacios vacíos de un recuerdo?

—Generalmente estudio el comportamiento de la memoria, estudio lo que dice la gente sobre sus recuerdos, cómo actúan sobre sus recuerdos, no hago la neurofisiología de la memoria. No puedo decirles acerca de las cosas químicas o eléctricas que suceden cuando recordamos algo o cuando recordamos algo que es falso. Pero puedo hablar un poco sobre el proceso. Generalmente, la memoria es una actividad constructiva, muy constructiva, en la que en realidad no estamos reproduciendo ni grabando, estamos tomando fragmentos de información, a veces adquiridos en diferentes lugares o momentos, uniéndolos para construir lo que se siente como un recuerdo.

—¿Es un mecanismo psicológico de defensa la distorsión de los recuerdos, sobre todo de los recuerdos traumáticos? Trato de encontrar alguna razón para este mecanismo del cerebro.

—Sabes, un mecanismo de defensa es algo que surge del miedo freudiano, del pensamiento freudiano, no pienso en las distorsiones de la memoria o los falsos recuerdos como mecanismos de defensa. Creo que son solo parte del efecto secundario de la forma en que funciona nuestra memoria. Y en cuanto a por qué hacemos esto, ya he indicado solo un par de especulaciones sobre ello, sobre por qué esto podría suceder, por qué podríamos tener un sistema que es propenso a desarrollar fragmentos de memoria falsa.

“Es más probable que aceptemos información errónea si encaja con nuestros prejuicios o creencias existentes”

—¿Los falsos recuerdos tienen las mismas características que los verdaderos?

—Tanto los recuerdos falsos como los verdaderos se pueden experimentar con mucha confianza, ambos se pueden describir con mucho detalle, ambos pueden vivirse con mucha emoción. Entonces, es tentador querer usar esas características, la confianza, el detalle, la emoción, para decidir que esto debe ser un recuerdo real. Esa no es una buena manera de empezar porque, dado que los recuerdos falsos tienen esas mismas características o pueden tenerlas, te confundirás y pensarás que estás tratando con un recuerdo verdadero cuando en realidad es falso.

—Usted demostró en los años 90 que podemos inventar recuerdos de manera voluntaria, ¿por qué, con qué objetivo inventaríamos recuerdos de manera voluntaria?

—A veces inventamos recuerdos y creamos falsos recuerdos porque otras personas nos sugieren cosas. Entendemos que estamos en conversaciones con otras personas que podrían haber tenido una experiencia similar, y pueden decir cosas que son engañosas. Somos interrogados por investigadores o policías u otras personas que podrían interrogarnos. Y esas personas, si tienen una agenda y pueden comunicar cosas, comunican esta información, incluso sin darse cuenta, puede contaminar la memoria. Podemos desarrollar recuerdos falsos de los medios, cuando leemos periódicos, vemos televisión u obtenemos información de internet, tiene el potencial de contaminar nuestra memoria por alguna experiencia que realmente hemos tenido.

—¿Y cuál es la relación entre la memoria y el sueño?

—No soy una gran experta en el sueño. He colaborado con unos excelentes expertos, verdaderos expertos, en el área del sueño. Pero sabemos, por ejemplo, que si tienes falta de sueño puedes ser aún más vulnerable a que tus recuerdos se contaminen en comparación con cuando no tienes falta de sueño. Y esa es una observación importante, porque a veces, especialmente cuando se trata de prisioneros de guerra, son interrogados después de mucha privación del sueño, eso significa que quizás obtengas información de ellos, pero eso no es tan confiable.

—Mi pregunta es qué pasa con ese tipo de recuerdos que uno no sabe si realmente suceden o si los soñó. 

—Esa es una pregunta diferente sobre el sueño. Y esos son solo algunos ejemplos de donde las personas comunes y saludables pueden confundirse. Quiero decir, lo sé por mí misma, por ejemplo, sucede todo el tiempo, me subo a mi auto, salgo de la casa y estoy a una cuadra. Y simplemente no puedo recordar si cerré la puerta del garaje de forma remota o si solo pensé en hacerlo. Y en general, doy la vuelta, conduzco de regreso y reviso el garaje porque no quiero preocuparme por eso todo el día. Y casi siempre he cerrado la puerta del garaje. Pero a una cuadra de distancia, no puedo recordarlo. ¿Lo hice o solo lo pensé? Y lo mismo puede pasar, la gente a veces puede confundir: ¿lo hice o solo soñé con hacerlo?

—¿Qué nos dice de nuestra naturaleza, de la naturaleza de nuestra conciencia, que la memoria sea tan maleable?

—Creo que nos muestra eso, lo que es la memoria, que no es una grabación que grabas y luego reproduces, sino que es un proceso constructivo y en general ese proceso nos puede funcionar bastante bien. Ciertamente, nos las arreglamos en la vida, sabemos cómo levantarnos por la mañana y hacer tostadas, encontrar las llaves del coche o caminar hasta la parada del autobús, o recordamos los nombres de las personas. Quiero decir, nos puede servir bastante bien. Pero creo que el hecho de que nuestros recuerdos sean susceptibles a la desinformación y la distorsión nos enseña sobre la naturaleza constructiva de la memoria.

LA RECONSTRUCCIÓN DE LOS RECUERDOS Y EL SISTEMA LEGAL. “Quien sea que tome la decisión sobre el destino de un ser humano en un caso judicial tomará esa decisión con base en información científica precisa, esa es mi esperanza”. (FOTO PABLO CUARTEROLO)

—Desde el punto de vista de la evolución, ¿puede haber una explicación de por qué la memoria es maleable, que pueda ser manipulada? ¿Es posible modificarla en la próxima evolución de la humanidad?

—Creo que cuando mencionas la idea de la evolución, estás planteando la cuestión de: ¿a qué propósito serviría esto, para qué nos serviría tener una memoria que funcione así? Los científicos de la memoria solo pueden especular sobre eso. No hay una respuesta correcta, puede haber múltiples propósitos. Puede darse el caso de que este sea un sistema flexible y así podamos arreglarlo cuando sale mal espontáneamente. Es un sistema que tal vez permita algunas distorsiones de la memoria que podrían ser buenas para nosotros, podrían permitirnos vivir una vida más feliz o más saludable. Es un sistema flexible, nos ayuda si queremos anticipar lo que podría suceder en el futuro, y qué diferentes futuros posibles tenemos para los que nos podemos preparar.

—Elizabeth, ¿cómo es el proceso por el que los recuerdos se vuelven conscientes, qué rol juega la conciencia en la reconstrucción de los recuerdos?

—No puedo decir nada inteligente sobre la conciencia. Puede haber otros científicos de la memoria que estén dispuestos a aventurarse a hablar sobre la conciencia. Simplemente no es un concepto sobre el que suelo escribir, pensar o sentir.

—De acuerdo a lo que usted postula sobre la reconstrucción de la memoria, cualquiera de nuestros recuerdos pueden ser puestos en duda por nosotros mismos, por más exactos que parezcan ser los detalles que recordamos; puede ser aterrador, porque finalmente son nuestros recuerdos los que constituyen nuestra identidad, ¿ve un conflicto allí?, ¿la memoria es nuestra personalidad y los recuerdos falsos son como un falso yo?

—Es cierto que los recuerdos son lo que somos. Los recuerdos son importantes para nuestra identidad. Nuestros recuerdos también son importantes para nuestra personalidad, para usar su terminología. Pero también pienso, y probablemente por eso a veces la gente encuentra el tipo de trabajo que otros científicos de la memoria y yo hacemos sobre las distorsiones de la memoria, algo inquietante o aterrador, porque no nos gusta la idea de que pueda haber tanta ficción dando vueltas en nuestros bancos de memoria, es una sensación incómoda. Y mi respuesta a eso es: aprendamos a vivir con eso. Hemos aprendido a vivir con el hecho de que nuestra vista puede empeorar, y así lo corregimos para que podamos ver mejor. Aprendamos a vivir con los recuerdos maleables que tenemos, hagamos lo mejor que podamos con ellos y tratemos de vivir con ellos de manera que sean útiles para nosotros y para los demás, y no dañinos.

“A veces inventamos recuerdos y creamos falsos recuerdos porque otras personas nos sugieren cosas”

—Y Elizabeth, ¿qué tipo de consecuencia pueden tener sus descubrimientos en el proceso legal en que la persona está testificando y la Justicia puede creer que estos recuerdos son verdaderos o solo fantasías?

—He dedicado mucho tiempo a pensar en la memoria y el sistema legal. La memoria que se desarrolla en los casos judiciales, ya sea que haya casos penales en los que alguien está siendo procesado o casos civiles en los que una persona está demandando a otra, porque este es un escenario donde son asuntos de memoria muy exactos y precisos, importa si los recuerdos de las personas están mal aunque sea un poco. Importa si el semáforo estaba en rojo o en verde. Importa si el ladrón tenía cabello castaño o rubio. Y entonces los errores de memoria son realmente importantes. También es cierto que tenemos algunos datos sobre personas condenadas injustamente por delitos que no cometieron. Hay un proyecto en Nueva York, llamado Innocence Project, que ha recopilado información sobre más de 350 personas individuales que fueron condenadas por delitos que ahora sabemos que no cometieron porque se realizaron pruebas de ADN y se demostró que en realidad eran inocentes. Y cuando estos casos han sido analizados, el mayor porcentaje, cerca del 70% de esos casos, se debió a una memoria humana defectuosa. Así que la memoria defectuosa es importante en el sistema legal. Estos casos de inocencia ayudan a demostrarlo. Me gusta hablar de esos casos de inocencia en mis cursos que doy en la universidad para motivar a mis alumnos, los hace querer aprender algo sobre la distorsión de la memoria y los falsos recuerdos, y por qué es importante.

—No sé si vio o estudió una película clásica de Kurosawa, el famoso director japonés, donde hay un juicio de una mujer que fue violada, pero con la versión diferente entre la mujer, el raptor, el marido, todos tienen una visión diferente de lo que pasó y el problema de la Justicia. ¿Vio esta película o estudió esta película?

—Hablamos de la famosa Rashomon. La vi hace mucho tiempo. Es algo que surge en las conversaciones de vez en cuando, cuando los científicos hablan sobre la distorsión de la memoria. Pero sí, es un ejemplo perfecto de cómo varias personas pueden ser parte de la misma experiencia, pero experimentan el evento de manera completamente diferente. Y en cierto sentido, ninguno de ellos necesita estar mintiendo. Ninguno de ellos es necesariamente un gran mentiroso. Simplemente tienen una percepción diferente y una memoria diferente; para cada una de estas personas, es su verdad.

—¿Y cuál es su consejo a los fiscales, qué consejo les da sobre los recuerdos falsos, cuál sería el proceso legal que se prepararía para manejar los recuerdos falsos?

—Una de las cosas que termino haciendo como testigo experto en casos legales es típicamente testificar en nombre de personas acusadas en base a una memoria en disputa. Creo que las personas necesitan saber un poco más sobre los factores que pueden afectar la memoria en general. Los jueces de los hechos en los casos legales a veces tienen conceptos erróneos sobre el funcionamiento de la memoria o sobre cómo factores particulares pueden influir en la memoria. Entonces, una de las cosas que otros científicos de la memoria o yo hemos hecho en casos legales es tratar de educar a las personas sobre la ciencia de la memoria para que puedan tomar una decisión en el caso, con base en información científica precisa, no en mitos, información errónea o creencias que puedan tener sobre el funcionamiento de la memoria.

“Las personas necesitan saber un poco más sobre los factores que pueden afectar la memoria en general”

—Así podría ocurrir en el caso de que sea imposible verificar los hechos de algo que alguien dice tener memoria, o que no sea por rasgos que se manifiesten de alguna manera en la conducta de la persona. ¿Qué conclusión tiene sobre una persona cuando testifica y no sabe si es verdadero o falso?

—Esos son casos muy difíciles. Pero una de las cosas que creo que no siempre deberían suceder necesariamente es que aceptes la memoria de la persona sin críticas, sin importar lo que diga, hay algunas personas que quieren hacer eso. Creo que tenemos que escudriñar la memoria. Necesitamos estar abiertos a la posibilidad de que no sea una memoria auténtica, que surgió de algún otro proceso, o al menos considerar esa posibilidad. Puede ser difícil tomar la decisión final. ¿Creo que este recuerdo es auténtico o creo que surgió de la imaginación, la sugestión o algún otro proceso? Pero es lo que espero que la gente haga. Desafortunadamente, en muchos casos, a veces alguien se adelanta y dice: esta es mi memoria y ya está. No hay más escrutinio o investigación. La persona lo dijo, debe ser verdad. Y es por eso que tenemos gente inocente en prisión por cosas que no hizo.

—En una charla TED, usted dice que la memoria, como la libertad, es algo frágil. ¿Cuál es la relación que encuentra entre la memoria y la libertad?

—Oh, la forma en que me gusta pensar la memoria y la libertad es por este grupo de personas inocentes, personas que perdieron su libertad. Y así darse cuenta de lo frágil que es la libertad. Perdieron su libertad por la memoria de alguien, por la fragilidad de la memoria. Y creo que ese fue el vínculo que estaba tratando de hacer al decir que la memoria, como la libertad, es algo frágil.

—Y con respecto a la charla TED, tuvo que memorizar para ella 17 minutos de charla. ¿Cómo fue ese proceso? ¿Puede comparar el mecanismo que usa el cerebro para memorizar y reconstruir la memoria?

—Dar una charla TED es una experiencia muy diferente a dar una conferencia a estudiantes universitarios o secundarios. Había estado enseñando durante muchas décadas en el momento en que me invitaron a dar una charla TED. Y en general, con las clases, tienes notas o diapositivas que están detalladas y puedes guiarte. Pero no memorizas la charla. Con la charla TED, memorizas la charla porque la redacción exacta es importante y se traducirá a decenas de idiomas. Y les diré, memorizar incluso una charla TED de 15 o 16 o 17 minutos no es muy fácil. Utilicé un método que conocía por mis estudios de la memoria llamado método de Ioci, que usaban los antiguos griegos, donde lo que haces es caminar por un lugar familiar y pones una parte de lo que quieres recordar en diferentes puntos a lo largo de ese paseo familiar. Entonces, lo que hice fue llegar a la puerta principal de mi casa y me imaginé que me saludaba Steve Titus, un hombre acusado falsamente y condenado injustamente en cuyo caso yo había estado un poco involucrada. Así que cuando veo lapuerta principal y está Steve Titus, me lo imagino y digo: cuéntale a la audiencia sobre Steve Titus. Luego entro por la puerta principal y a la derecha hay como un retrato mío que mi suegra había pintado hace mucho tiempo cuando me casé con su hijo. Miro ese retrato y digo, cuéntales un poco de ti, soy un científico, estudio la memoria y así sucesivamente. Luego miro a la izquierda y hay un tazón con piñas, esas son todas las personas inocentes que han sido condenadas injustamente, cuéntales sobre las personas inocentes y lo que les sucedió y por qué la memoria fue la razón por la que fueron condenadas injustamente. Entonces visualizas este método de Ioci, donde colocas partes de lo que quieres recordar en lugares familiares a lo largo de la caminata. Así es como memoricé esa charla TED.

“La memoria defectuosa es importante en el sistema legal”

—Usted dice que no solamente se construye un recuerdo imaginando lo que sucedió sino que también se lo induce a pensar de determinada manera. ¿Es la manera en que se pregunta lo que puede generar un falso recuerdo o contaminar ese recuerdo o un falso testimonio?

—No todo el mundo es susceptible todo el tiempo. Incluso en nuestros experimentos podría encontrar que el 25% de las personas cayó en la sugerencia, el experimento de otra persona encontró que el 50% de las personas cayó en la sugerencia. La gente no siempre cae en estas sugerencias, solo algunas veces lo hace.

—Hubo un caso muy famoso en que una hija demandó a su madre por abuso sexual en la infancia, y usted apoyó a la madre de la víctima. ¿Qué vio que la llevó a apoyar a la madre y qué tipo de actitudes generó el apoyo que dio a la madre a nivel social? ¿Fue repudiada por eso?

—Si es el caso que estoy pensando, fue el que involucró al psiquiatra que había estado envuelto en el caso de una mujer que acusó a su madre de abuso sexual. Hizo las acusaciones originales cuando tenía unos 5 o 6 años y luego pareció no recordarlo por un tiempo, después repitió esas acusaciones cuando tenía 17 años. Y esta madre, por esas acusaciones, había perdido la custodia y el régimen de visitas de su pequeña. Me interesó mucho este caso porque este psiquiatra lo estaba presentando en reuniones profesionales y escribió un gran artículo al respecto. Y luego lo estaba usando como la nueva prueba de que podías tener experiencias y reprimir tu memoria. Yo era muy escéptica y decidí investigar, para ver si podía encontrar este caso anónimo y ver cuál era toda la historia. Realmente estaba bastante orgullosa de mis habilidades de detective porque había en ese momento 280 millones de personas en los Estados Unidos, y encontré esta familia. Una vez que encontré el nombre y la familia, pude acceder a algunos registros judiciales. Eso estaba en documentos judiciales disponibles si alguien sabía dónde buscar. Y comencé a creer que esta madre era completamente inocente. Ahora, me metí en un pequeño problema porque la hija mayor se molestó porque estaba investigando su vida y se quejó, luego fui investigada. ¿Por qué estaba investigando su vida? Fui absuelta en la investigación, pero luego me demandó a mí, a mi coautor y a otros que habían trabajado en este caso. Así que fue una situación complicada que finalmente terminó hace unos diez años.

—Y después de su intervención, asistiendo a juicios y testimonios de testigos, ¿hubo cambios en el sistema legal estadounidense, algo que usted haya visto que cambió después de sus experiencias en los juicios?

—No puedo atribuirme el mérito de los cambios en el sistema legal estadounidense. Hay muchos buenos científicos de la memoria que hacen un trabajo similar al que yo hago. A veces escribimos artículos juntos, vamos a conferencias juntos, leemos el trabajo de los demás y muchos de ellos también están muy involucrados en tratar de reformar las políticas. Pero ha habido cambios. Ha habido cambios, por ejemplo, en las recomendaciones sobre lo que debe hacer la policía en sus entrevistas a testigos. Así, por ejemplo, ha habido una fuerte recomendación de que, cuando la policía está tratando de entrevistar a un testigo y obtener la identificación de un posible sospechoso, que la persona que realiza la prueba, que lleva al testigo a la rueda de reconocimiento, no debe saber quién es el sospechoso. Debería estar ciega en cuanto a quién es el sospechoso, y la razón de esa recomendación es que usted no quiere que estos investigadores le den pistas accidentalmente al testigo sobre a quién se supone que deben elegir. Luego también hay algunas otras buenas razones desde el punto de vista de la memoria, de por qué la persona que realiza la prueba no debe saber quién es el sospechoso. Algunas agencias de policía ahora están haciendo este tipo de pruebas a ciegas, ese es solo un ejemplo. Otro ejemplo: una de nuestras organizaciones científicas más prominentes, la Academia Nacional de Ciencias, tiene un brazo de investigación, el Consejo Nacional de Investigación, y no hace mucho emitieron un informe que analiza estas convicciones erróneas y recomienda una mayor educación de los juzgadores de hechos. Eduquémoslos sobre la ciencia de la memoria, hagámoslo ya sea a través de instrucciones que se le puedan dar al jurado, o hagámoslo a través del testimonio de expertos que puedan escuchar para que puedan tomar mejores decisiones. Esos son solo algunos ejemplos de cómo el sistema legal, y estamos bastante orgullosos de eso, ha respondido al trabajo científico.

—Es inevitable relacionar los recuerdos falsos con las noticias falsas y las redes sociales. La información que recibimos está contaminada, ¿cómo podemos recordar cosas que no han sucedido y cómo afectan las redes sociales, por ejemplo?, ¿ve que estos falsos recuerdos crecen al mismo tiempo que se desarrolla la red social?

—Ciertamente veo una conexión entre los recuerdos falsos que hemos estado estudiando y los problemas de noticias falsas que estamos experimentando en nuestra sociedad ahora debido a las redes sociales, porque hay muchas oportunidades para que la gente llene el mundo con noticias falsas, información falsa, fotos falsas, eso puede afectar lo que la gente recuerda. Felizmente, hay algunos esfuerzos para tratar de descubrir cómo combatir un poco todo eso. Todos somos un poco responsables del problema porque incluso si no estamos enviando noticias falsas, iniciándolas, a menudo las compartimos porque no reconocemos que son falsas. Entonces, en la medida en que podamos hacer que las personas se detengan y piensen, y no solo compartan instintivamente algo que podría ser falso, esa podría ser una forma de ayudar a resolver un poco este problema de las noticias falsas. Por ejemplo, estaba en Facebook y quise compartir algo que me pareció interesante, y salió una pequeña advertencia que decía: ¿te das cuenta de que lo que vas a compartir tiene ocho años? Yo no tenía idea, pensé que esto era una especie de artículo nuevo, algo fresco. Y pensé, no, no lo hago, no me di cuenta y no quiero compartirlo si tiene ocho años. Así que todas esas banderitas que dicen detente y piensa tal vez pueden ayudar un poco.

—También investigó la manipulación de la información en las noticias, por ejemplo relacionada con la política, y cómo estas noticias falsas influyen en la elección de un candidato o un presidente, ¿el nivel de educación de una persona o el coeficiente intelectual influyen en cuán maleable puede ser la memoria de una persona?

—Hemos encontrado que existe cierta correlación con la inteligencia, que las personas que son más inteligentes son algo menos susceptibles a la contaminación de la memoria. Pero esas son solo correlaciones, son estadísticamente significativas en el sentido de un análisis estadístico. Se debe tener en cuenta que incluso las personas más inteligentes y educadas entre nosotros han desarrollado recuerdos falsos de cosas que les han resultado algo embarazosas.

—Usted se interesó también por casos en que las personas desarrollaban recuerdos traumáticos después de hacer terapias en que se las ayudaba a recordar sucesos reprimidos. ¿Cómo fue que advirtió que estos casos podían ser recuerdos implantados, qué fue lo que llamó su atención?

—Me interesé por primera vez en el problema de la terapia altamente sugestiva después de trabajar en un caso de asesinato en el que una mujer había desarrollado lo que ella pensó que era el regreso de los recuerdos reprimidos de su padre asesinando a su pequeño amigo de 8 años, veinte años antes. Desarrolló recuerdos muy detallados de haber visto a su padre cometer este asesinato y cometer muchos otros crímenes contra ella y contra otros. Y me sorprendieron bastante los detalles de su historia. Incluso algunos de esos detalles que fueron refutados terminaron siendo algo imposibles. Luego comencé a buscar otros casos en los que las personas iban a terapia con un tipo de problema. Tal vez estaban ansiosas o deprimidas, o tenían un trastorno alimentario y saldrían de esta terapia con un problema diferente, estos espeluznantes recuerdos de años de abuso horrible, a veces abuso ritual satánico. Así que comencé a investigar qué estaba pasando en esta terapia cuestionable, y estaban pasando algunas cosas muy sugestivas. Entonces, por ejemplo, no recuerdas a nadie abusando de ti, pero tienes todos los síntomas de alguien que fue abusado cuando era niño, solo querrías cerrar los ojos e imaginar quién podría haberte hecho esto. Esa imaginación guiada puede hacer que las personas piensen que recuerdan cosas que solo imaginaron, o sexualizaron la interpretación de los sueños, o la hipnosis, o una serie de otras cosas que estaban sucediendo en esta terapia problemática. Y entonces, vería estas cosas en los casos judiciales donde eso fue muy discutido. Y también probaríamos algunos de estos métodos experimentalmente para demostrar que pueden llevar a las personas a recuerdos falsos, lo que estaba sucediendo en esa terapia.

—Y una vez implementada esta memoria por las terapias, por ejemplo, ¿cómo se comprueba si son verdaderas o implantadas? ¿Significa esto que los recuerdos reprimidos no existen?

—Primero, no creo que haya un buen apoyo científico creíble para esta idea de represión masiva. Pero es posible que la represión pueda existir unas veces y los falsos recuerdos otras veces, y ambas cosas podrían ser ciertas. Es cierto que las personas tienden a no pensar en cosas que les sucedieron en el pasado, no pueden pensar en las cosas durante mucho tiempo, se les puede olvidar. Eso es ordinario, olvidar y recordar. Pero lo que implica esta idea de represión masiva es que se supone que es demasiado extrema para ser explicada por el olvido y el recuerdo ordinarios. Cuando me involucro en casos judiciales, solo busco ver cuando alguien va a terapia y dice: no, tuve una infancia feliz y nunca sufrí abusos. Y un año después, tras una psicoterapia semanal, ahora dice: mi padre me obligó a participar en rituales satánicos y me hizo matar animales y criar bebés. ¿Qué pasó en el medio? Y muchas veces encontrarás intervenciones muy sugestivas que podrían haber sido las responsables de la creación de esos falsos recuerdos.

—¿Qué descubrió cuando hizo la investigación sobre la desinformación en la política? ¿Cuáles fueron las conclusiones a las que llegó con respecto a la política?

—Una de las cosas que hemos mostrado en algunos experimentos, algunos que hemos hecho en mi versión o algunos que he hecho en colaboración con algunos colaboradores irlandeses: las personas son susceptibles a fotografías manipuladas o noticias falsas, y generalmente son más susceptibles a que sus recuerdos se contaminen para creer que experimentaron esas fotografías manipuladas o creer que habían visto esas noticias falsas antes, si eso hace que su oponente se vea mal. Es un ejemplo de recuerdos falsos motivados en los que es más probable que aceptemos información errónea si encaja con nuestros prejuicios o creencias existentes.

—¿Cuál podría ser el beneficio de tener una sociedad más educada sobre cómo funciona la memoria?

—Mi esperanza sería que tener una sociedad más educada sobre cómo funciona la memoria significaría en estos casos judiciales, quien sea que tome la decisión sobre el destino de un ser humano en un caso judicial, tomará esa decisión con base en información científica precisa, no información científica inexacta, esa es mi esperanza. Pero a un nivel más personal, pienso en mi propia vida, por ejemplo, sabiendo lo que sé sobre la memoria, la distorsión, sabiendo lo que sé sobre cómo las personas pueden captar información errónea, incorporar, distorsionar la memoria cuando un miembro de la familia o un amigo comete un error. No asumo inmediatamente que están mintiendo. Podrían haber desarrollado una memoria falsa, y está un poco bien, todos podríamos tener algunas situaciones. Pero es una especie de forma de sentir acerca de las personas y luego llamarla una mentira grande y gorda.

—¿Y por qué cree, Elizabeth, que su investigación ha generado tanta controversia?

—Creo que parte de la razón por la que mi investigación ha creado controversia es que a la gente no le gusta la idea de que sus mentes puedan estar llenas de fragmentos de información falsa, que pueda haber recuerdos falsos flotando allí. Y también es muy incómodo si alguien no lo hace, tienes memoria y alguien no te cree. Y si tienes un recuerdo de que alguien más te lastimó o te agredió de alguna manera, será especialmente incómodo si alguien cuestiona ese recuerdo. Y entonces, hay personas que no quieren que se cuestionen los recuerdos del trauma. Simplemente deberíamos creer la historia cuando la escuchamos y aceptarla. Y el trabajo que otros y yo hacemos sobre la maleabilidad de la memoria dice: deténgase y espere un segundo, y no acepte acríticamente cada historia solo porque es detallada y solo porque es emotiva. No hagas eso sin pensarlo, sin examinarlo, porque vas a cometer algunos errores trágicos que afectarán no solo a esa persona inocente sino, por supuesto, a su familia extendida y todo tipo de personas a su alrededor.

—Usted dice que hay un pequeño giro que se puede hacer en la manipulación de los recuerdos para que tengan un efecto positivo. ¿Podría decirnos en qué consistiría ese giro?

—Una de las cosas que hicimos en algunos experimentos recientes es mostrar que si planto un recuerdo falso en tu mente, tiene un efecto dominó, puede afectar tus pensamientos posteriores, tus intenciones posteriores o incluso tu comportamiento posterior. Entonces, cuando plantamos recuerdos falsos, por ejemplo, que las personas se enfermaron con un alimento en particular, como el helado de fresa, las personas no querían comer ese alimento. O si plantamos un recuerdo cálido y borroso sobre un alimento saludable como los espárragos, la gente querría comer más espárragos. Entonces comencé a pensar: si pudieras plantar recuerdos falsos que ayuden a las personas a vivir una vida más saludable o más feliz, tal vez sería algo bueno para ellas, aunque generaría un poco de controversia.

.

Fuente. Perfil

.

www.infouco.com

 

 

Comentarios